Del silencio de Zumaia que se aleja: ermita de San Telmo y caseríos vascos


.

Nos hemos izado, amuravela, de un lado la costa, la mar, minúscula la ermita de San Telmo sobre la cala de Itzurum, de estilo inarticulado, se recogen menciones a ella desde 1.540. La Cofradía con la que se relaciona, la de Mareantes, se fundó casi medio siglo después.

.

.

Al otro lado de las verjas la tierra de labrantío el vientre y el colmado de los montes, los pechos múltiples de la Tierra. Los güellos los que se ensalzan, el ascenso se hace menos tortuoso y monótono. Van los bastones ayudando en la incógnita de los violentos bandazos del ululante Bóreas. Pausanias, el viajero, en vez de pies le imaginó serpientes. ¿Sabe el viento del Norte quién soy?

.

.

Es asfalto liso sobre lo que se marcha entre el paisaje rural.

.

.

La cabaña lanar yace arracimada, observante, ¿será eso humano? Algo con giba grandilocuente, envuelto en azul marino, encapuchado, que se detiene y nos enfoca y nos conmina a reaccionar. Si ellas son lo único que respira , ¿la mar lo hace? ¿lo hace el paisaje? ¿Es el viento la facultad de esa respiración? Lo  único que respira  y con lo que me hallo, para las mismas yo lo soy, ¿en qué estarán pensando? Aquellos que se desprenden de su rutina y  comodidad, y la truecan por esta otra rutina ascética que es la de andar el andar.  Caigo en la cuenta luego de que las tumbadas ni siquiera giran la cabeza,  algunas de faz oscura, las imagino longevas; sólo las que a cuatro patas se distinguen de las otras siguen mis pasos, y ni siquiera todas. Algo tan insignificante como eso eres, como eso que sucede y no importa. El desencadenante fue la mirada, sin garganta, labios, cuerdas o boca, o  su silencio.

.

.

.
<<Así como del fondo de la música / brota una nota / que mientras vibra crece y se adelgaza / hasta que en otra música enmudece, / brota del fondo del silencio / otro silencio, aguda torre, espada, / y sube y crece y nos suspende / y mientras sube caen / recuerdos, esperanzas, / las pequeñas mentiras y las grandes, / y queremos gritar y en la garganta / se desvanece el grito: / desembocamos al silencio / en donde los silencios enmudecen.//>>

– OCTAVIO PAZ –

.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. DUB FX FLOW de camino a Deba desde Askizu

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s