Despertar en Donostia


.

Cuando abrí los ojos aún el amanecer no nos besaba en la boca. Alguien entre las sombras, creo que The Greek, respiraba con dificultad. Recordé que su amigo el canario, como una madre preocupada, le había advertido que el consumo de tabaco empeoraría su asma. El francés, un hombre ya adentrado en la jubilación, un caminante encantador y jovial, fue el primero en comenzar a moverse. Le saludé desde el interior de mi saco; había despertado empapada del mismo entusiasmo en el que la noche me había sumergido. Fui al baño, la primera, en camiseta, The Greek me miró a los muslos. Me acosté sin sujetador y el espejo me mostró unos pezones erizados y un rostro tenue y relajado, ni asomo de resaca, la sonrisa naciendo en los ojos, donde me gusta verla, la dicha. Algunas veces alguien dijo: se te pone cara de niña; se me pone cuando sucede la felicidad.

Me elevé de puntillas y yo también me observé los muslos; desde que comencé con los entrenamientos, y de eso ya hacía un mes, algo habían mejorado pero aún no eran los que fueron. Este asiento me destroza, no tengo una buena circulación de retorno y por la zona de los gemelos hay partes que ofrecen un tacto incluso semejante al corcho; ha sido eso, todavía peor, después del Camino, este otoño-invierno, después de más de ochocientos kilómetros andados. De los ataques de calambres agudos tardé meses en recuperarme. Y en este viaje primaveral no han regresado. Ni la emoción asociada con el hombre con quién soñaba mientras éstos me despertaban, haciéndome retorcer de dolor. Pero no llegué a caminar ni a un ritmo parecido, ni cometí el mismo tipo de excesos. Me pregunto si serán la tónica.

.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. La salida de Donosti o San Sebastian hacia Orio por el Igueldo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s