De las iglesias de San Sebastián en Noche de Luna Llena


.

Con la cámara del teléfono en la mano, el vagabundeo a través de la noche mágica había comenzado para mí, voy por la parte vieja pero voy como levitando, de ligera que me siento y una luna mística, una pleamante lunar, ejerce un hechizo indescriptible sobre mis sentidos; voy por la Calle Mayor y voy hasta que me veo arrastrada hacia el umbral de una iglesia de bellísima portada barroca, una música sacra sale de ella y vahos de inciensos que densan la atmósfera. Sucede ahí el instante, el primero numinoso de mi viaje; he gozado de una suerte de certidumbres, que nunca son las esperadas; aquellos panfletos que repartían los jóvenes alemanes a primeras horas de la tarde… y son sólo algunos minutos los que paseo como inspirada por no sé que misteriosas voces, porque ya el comienzo ha alcanzado su ocaso; todos, los pocos que aún susurran en grupos minúsculos, encaminan sus pasos hacia el exterior, y yo, por no desear que nadie más me llame la atención, sembrado ha estado el día de incidentes tales, sonriente, me alejo con ellos. Era la basílica de Santa María, la del Coro, matriz de la urbe donostiarra. Y luego no sé qué sucede, me recuerdo arrodillándome y arrodillándome a partir de ahí, pero sé que estuve también en una plaza, la de la Trinidad y que la plaza me condujo pronto a otra plaza, la de Zuloaga, y esa a otra iglesia, la de San Vicente, más sobria,  donde la luna se refleja caprichosa en una ventana y después, algo después de eso, volví a encontrarme, sonriente, con ellos, como casual pero no sé cuánto: <<He estado con las fotografías>> -les dije muy feliz. Y nosotros – eso <<The Greek>>. Anda, vente a tomar la última. No-no pero qué dices, ahora me voy en busca del Peine de los Vientos. Pero cómo vas a ir allí si es de noche y no se ve nada. Aún resuena aquella risa mía enquistándose en la Alameda del Boulevard, mientras sin darles la espalda los alejaba. La sonrisa de sorgiñe que es la carcajada infantil de aquello díscolo que yo era, que nunca ha crecido y que es más antiguo que todos mis años; lo que ahora se sabe emancipado.

.

.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. De Pasajes de San Juan a San Sebastián del día y la Noche

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s