ARACNE


.
¡Dios mío! Me lo dijo él y apenas me lo puedo creer: ¿Has visto en que estado está la habitación? Hacía allí fui sin saber a qué se refería. Cuando miré al techo no me lo podía creer.  Ayer no había ni una sola pero después de la noche de magia y velas de ayer… la habitación donde duermo se  ha preñado de telas de araña. Negras, gruesos hilos… Impresiona. Sólo por mi lado de la cama, hasta deslizan por las paredes pero me Encanta. Porque yo tengo algo con las arañas… de antiguo.
.

la Roja

.
.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.