Saltar al contenido

DIEZ – X – OROS – (Pentáculos) – RIDER-WAITE – Arcano XXVI – del Tarot del Espíritu del Chemin -

julio 25, 2011

*Ver:Significados y simbología tradicional del arcano

.

Domingo 24 de Julio/ 2011. Ayer a la tarde, sumida en mí, pensando en lo que más deseaba. Decidí hallarla. Decidí reservarla. Decidí quererlo… Quizá continúe viaje… Sabiendo que había un fragmento, no claro ni preciso pero que si se quiere pensar así, conjuga con lo expresado: Anomal.

.

.

.

RECUERDOS DE UN BRUJO, I – En un devenir-animal, siempre se está ante una manada, una banda, un poblamiento, en resumen, una multiplicidad. Nosotros, los brujos, lo sabemos desde siempre. Puede que otras instancias, por otro lado muy diferentes entre sí, tengan otra consideración del animal: se puede retener o extraer del animal ciertos caracteres, especies y géneros, formas y funciones, etc. La sociedad y el Estado tienen necesidad de caracteres animales para clasificar a los hombres: la historia natural y la ciencia tienen necesidad de caracteres para clasificar a los propios animales. El serialismo y el estructuralismo unas veces gradúan caracteres según sus semejanzas, otras los ordenan según sus diferencias. Los caracteres animales pueden ser míticos o científicos. Pero nosotros no nos interesamos por los caracteres, nosotros nos interesamos por los modos de expansión, de propagación, de ocupación y de contagio, de poblamiento. Yo soy legión. Fascinación del Hombre de los lobos ante varios lobos que le miran. ¿Qué sería un lobo completamente solo? ¿Y una ballena, un piojo, un ratón, una mosca? Belcebú es el diablo, pero el diablo no es el señor de las moscas. El lobo no es en primer lugar un carácter o un cierto número de caracteres, es una ”lobería”. El piojo es una ”piojería”…, etc. ¿Qué es un grito independientemente de la población que invoca o que toma por testigo? Virginia Woolf no se vive como un mono o un pez, sino como una carretada de monos, un banco de peces, según una relación de devenir variable con las personas que encuentra. Nosotros no queremos decir que ciertos animales viven en manadas, no queremos entrar en ridículas clasificaciones evolucionistas a la manera de Lorentz, en las que habría manadas inferiores y sociedades superiores. Nosotros decimos que todo animal es en primer lugar una banda, una manada. Que, más que caracteres, todo animal tiene sus modos de manada, incluso si cabe hacer distinciones dentro de esos modos. Ahí es donde el hombre tiene algo que ver con el animal.  Nosotros no devenimos animal sin una fascinación por la manada, por la multiplicidad. ¿Fascinación del afuera? ¿O bien la multiplicidad que nos fascina ya está en relación con una multiplicidad que nos habita dentro? En su obra maestra, Démons et merveilles, Lovecraft cuanta la historia de Randoph Carter, que siente cómo su ”yo” vacila, y que conoce un miedo mayor que el del aniquilamiento: ”unos Carter con una forma a la vez humana y no humana, vertebrada e invertebrada, animal y vegetal, dotada de conciencia y privada de conciencia, e incluso unos Carter que no tienen nada en común con la vida terrestre, que tiene como fondo planetas, galaxias, y sistemas que pertenecen a otros contiuums cósmicos (…). Hundirse en la nada abre un olvido tranquilo, pero ser consciente de su existencia y saber, sin embargo, que ya no se es un ser definido, distinto de otros seres”, ni distinto de todos esos devenires que nos atraviesan, ”esa es la cima inefable del espanto y la agonía”. Hofmannsthal, o más bien lord  Chandos, queda fascinado por un ”pueblo de ratones” que agonizan, y en él, a través de él, en los intersticios de su yo conmovido, ”el alma del animal muestra los dientes al destino monstruoso”: no piedad, sino participación contra natura [HUGO VON HOFMANNSTHAL, Lettres du voyageur áson retour, Mercure de France]. Entonces nade en él el extraño imperativo: o bien dejar de escribir, o bien escribir como un ratón… Si el escritor es un brujo es porque escribir es un devenir, escribir está atravesado por extraños devenires que no son devenires-escritor, sino devenires-ratón, devenires-insecto, devenires-lobo, etc. Habrá que explicar por qué. Muchos suicidios de escritores se explican por estas participaciones contra natura, estas bodas contra natura. El escritor es un brujo, puesto que vive el animal como la única población ante la cual es responsable por derecho. El pre-romántico alemán Moritz se siente responsable no de los bueyes que mueren, sino ante los bueyes que mueren y que le causan la increíble  impresión de una Naturaleza desconocida -el afecto [Cf. J.C. BAILLY, La légende dispersée, anthologie du romantisme allemand, 10-18, págs. 36-43]. Pues el afecto no es un sentimiento personal, tampoco es de carácter, es la efectuación de una potencia de manada, que desencadena y hace vacilar el yo. ¿Quién no ha conocido la violencia de estas secuencias animales, que le apartan de la humanidad aunque sólo sea un instante, y que le hacen mordisquear su pan como un roedor o le proporcionan los ojos amarillos de un felino? Terrible involución que nos conduce a devenires inusitados. No son regresiones, aunque fragmentos de regresión, secuencias de regresión se añadan a ellos.

.

.

Habría incluso que distinguir tres tipos de animales: los animales individuados, familiares domésticos, sentimentales, los animales edípicos, personales: ”mi” gato, ”mi” perro, esos nos invitan a regresar, nos arrastran a una contemplación narcisista, y son los únicos que entiende el psicoanálisis, para mejor descubrir bajo ellos la imagen de un papá, de una mamá, de un hermano pequeño (cuando el psicoanálisis habla de los animales, los animales aprenden a reír): todos los que aman a los gatos, los perros, son unos imbéciles. y luego habría un segundo tipo, los animales de carácter o atributo, los animales de género, de clasificación o Estado, esos de los que tratan los grandes mitos divinos, para extraer de ellos series o estructuras, arquetipos, modelos (Jung es, a pesar de todo, más profundo que Freud). Por último, habría animales más demoníacos, de manadas y afectos, y que crean multiplicidad, devenir, población, cuento… O bien, una vez más, ¿no pueden todos los animales ser tratados de las tres maneras? Siempre habrá la posibilidad de que cualquier animal, piojo, gatopardo o elefante, sea tratado como un animal familiar, mi animalito. Y, en el otro extremo, todo animal también puede ser tratado bajo el modo de la manada y el pululamiento, que a nosotros, brujos, nos conviene. Incluso el gato, el perro… Y aunque el pastor o el jefe, el diablo, tenga su animal preferido en la manada, no es ciertamente de la misma manera, que hace un momento. Si, todo animal es o puede ser una manada, pero según grados de vocación variable, que hacen más o menos fácil el descubrimiento de multiplicidad, de la proporción de multiplicidad, que contiene actual o virtualmente según los casos. Bancos, bandas, rebaños, poblaciones no son formas sociales inferiores, son afectos y potencias, involuciones que arrastran a todo animal a un devenir no menos potente que el del hombre con el animal.

J. L. Borges, autor conocido por su exceso de cultura, ha fallado por lo menos en dos de sus libros, en los que sólo los títulos eran bellos: primero su Historia Universal de la Infamia, puesto que no vio la diferencia elemental que los brujos establecen entre la trampa y la traición (los devenires-animales ya aparecen ahí, forzosamente del lado de la traición). Una segunda vez en su Manual de Zoología Fantástica, en el que no sólo muestra una imagen heteróclita e insulsa del mito, sino que elimina todos los problemas de manada y, en el caso del hombre, de devenir animal correspondiente: ”Deliberadamente, nosotros excluimos de este manual las leyendas sobre las transformaciones del ser humano, el liboson, el hombre-lobo, etc.” Borges sólo se interesa por los caracteres, incluso por los más fantásticos, mientras que los brujos saben que los hombres-lobos, son bandas, los vampiros también, y que esas bandas se transforman unas en las otras. Pues bien, ¿qué quiere decir eso, el animal como banda o manada? ¿Acaso una banda no supone una filiación que nos llevaría de nuevo a la reproducción de ciertos caracteres? ¿Cómo concebir un poblamiento, una propagación, un devenir, sin filiación ni producción hereditaria? ¿Una multiplicidad sin la unidad de un ancestro? Es muy simple y todo el mundo lo sabe, aunque sólo se hable de ello en secreto. Nosotros oponemos la epidemia a la filiación, el contagio a la herencia, el poblamiento por contagio a la reproducción sexuada, a la producción sexual. Las bandas, humanas y animales, proliferan con los contagios, las epidemias, los campos de batalla y las catástrofes. Ocurre como con los híbridos, estériles, nacidos de una unión sexual que no se reproducirá, pero que vuelve a comenzar cada vez, ganando siempre la misma cantidad de terreno. Las participaciones, las bodas contra natura, son la verdadera Naturaleza que atraviesa los reinos. La propagación por epidemia, por contagio, no tiene nada que ver con la filiación por herencia, incluso si los dos temas se mezclan y tienen necesidad el uno del otro.  El vampiro no filia, contagia. La diferencia es que el contagio, la epidemia, pone en juego términos completamente heterogéneos: por ejemplo, un hombre, un animal y una bacteria, un virus, una molécula, un microorganismo. O, como en el caso de la trufa, un árbol, una mosca y un cerdo. Combinaciones que no son ni genéticas ni estructurales, inter-reinos, participaciones, contra-natura, así es como procede la Naturaleza, contra sí misma. Estamos lejos de la producción filiativa, de la reproducción hereditaria, que sólo retienen como diferencias una simple dualidad de sexos en el seno de una misma especie, y pequeñas modificaciones a lo largo de las generaciones. Para nosotros, por el contrario, hay tantos sexos como términos en simbiosis, tantas diferencias como elementos intervienen en un proceso de contagio. Nosotros sabemos que entre un hombre y una mujer pasan muchos seres, que vienen de otros mundos, traídos por el viento, que hacen rizoma alrededor de las raíces, y que no se pueden entender en términos de producción, sino únicamente de devenir. El Universo no funciona por filiación. Así pues, nosotros sólo decimos que los animales son manadas, y que las manadas se forman, se desarrollan y se transforman por contagio.

Esas multiplicidades de términos heterogéneos, y de cofuncionamiento por contagio, entran en ciertos agenciamientos, y ahí es donde el hombre realiza sus devenires-animales. Ahora bien, no hay que confundir esos sombríos agenciamientos, que remueven lo más profundo de nosotros, con organizaciones como la institución familiar y el aparato del Estado. Como ejemplo, podríamos citar las sociedades de caza, las sociedades de guerra, las sociedades secretas, las sociedades de crimen, etc. Los devenires animales les pertenecen. En ellas no hay que buscar regímenes de filiación de tipo familiar, ni modos de clasificación y atribución de tipo estatal o preestatal, ni siquiera instituciones seriales de tipo religioso. A pesar de las apariencias y de las posibles confusiones, los mitos no tienen ahí su terreno de origen ni su punto de aplicación. Son cuentos, o relatos y enunciados de devenir. También es absurdo jerarquizar las colectividades, incluso animales, desde el punto de vista de un evolucionismo imaginario en el que las manadas estarían en el punto más bajo, y a continuación vendrían las sociedades familiares y estatales. Al contrario, hay diferencia de naturaleza, el origen de las manadas es completamente distinto que el de las familias y los Estados, y no cesan de minarlos, de perturbarlos desde afuera, con otras formas de contenido, otras formas de expresión. La manada es a la vez realidad animal y realidad del devenir animal del hombre; el contagio es a la vez poblamiento animal y propagación del poblamiento animal del hombre. La máquina de caza, la máquina de guerra, la máquina de crimen entrañan todo tipo de devenires-animales que no se enuncian en el mito, y menos aún en el totemismo. Dumézil ha mostrado cómo esos devenires pertenecían esencialmente al hombre de guerra, pero en la medida en que era exterior a las familias y a los Estados, en la medida en que trastocaba las filiaciones y las clasificaciones. La máquina de guerra siempre es exterior al Estado, incluso cuando el Estado la utiliza y se apropia de ella. El hombre de guerra tiene todo un devenir que implica multiplicidad, celeridad, ubicuidad, metamorfosis y traición, potencia de afecto. Los hombres-lobos, los hombres-osos, los hombres-fieras, los hombres de cualquier animalidad, congregaciones secretas, animan los campos de batalla. Pero también las manadas animales, que sirven a los hombres en la batalla, o que la siguen y se benefician de ella. Y todos juntos propagan el contagio [Sobre el hombre de guerra, su posición extrínseca con relación al Estado, a la familia, a la religión, sobre los devenires-animales, los devenires-fieras en los quw entra, cf. DUMÉZIL, especialmente Mythes et dieus des Germains: Horace et les Curiaces; heur et malheur du guerrier (trad. cast., ed Siglo XXI); Mithe et épopée, t. II. También hay que remitirse a los estudios sobre las sociedades de hombres-leopardos, etc., en África negra: es probable que estas sociedades tengan su origen en las corporaciones guerreras. Pero, en la medida en que el Estado colonial prohíbe las guerras tribales, se transforman en sociedades de crimen, aunque conservan su importancia política y territorial. Uno de los mejores estudios sobre este tema es el de P. E. JOSET, Les sociétés secrétes del hommes-léopards en Afrique noire, Payot. Los devenires-animales característicos de estos grupos no parecen muy diferentes de las relaciones simbólicas hombre-animal tal y como aparecen en los aparatos del Estado, pero también en las instituciones pre-estatales del tipo totemismo. LÉVI-STRAUSS muestra perfectamente que el totemismo implica ya una especie de embrión del Estado, en la medida en que desborda las fronteras tribales (La pensée sauvage, págs. 220 s)].

Hay un conjunto complejo, devenir-animal del hombre, manadas de animales, elefantes y ratones, vientos y tempestades, bacterias que siembran el contagio. Un solo y mismo furor. La guerra, antes de ser bacteriológica, ha implicado secuencias zoológicas. Con la guerra, el hambre y la epidemia, proliferan los hombres-lobos y los vampiros. Cualquier animal puede ser incluido en estas manadas y en los devenires correspondientes; se han visto gatos en los campos de batalla, e incluso formar parte de los ejércitos. Por eso no hay que distinguir tipos de animales, sino más bien estados diferentes según que se integren en instituciones familiares, en aparatos de Estado, en máquinas de guerra, etc. (y la máquina de escritura, o la máquina musical, qué relación tienen con devenires-animales?)

.

.

RECUERDOS DE UN BRUJO, II- Nuestro primer principio decía: manada y contagio, contagio de manada, por ahí pasa el devenir-animal. Pero un segundo principio parece decir lo contrario: allí donde haya una multiplicidad, encontraréis también un individuo excepcional, y con él es con quién habrá que hacer alianza para devenir-animal. Quizá no haya un lobo solo, pero hay el jefe de la banda, el señor de la manada, o bien el antiguo jefe destituido que ahora vive totalmente solo, hay el Solitario, o incluso hay el Demonio.

Willard tiene su favorito, el ratón Ben, y sólo deviene-ratón en relación con él, en una especie de alianza de amor, luego de odio. Todo Moby Dick es una de las grandes obras maestras deL devenir; el capitán Achab tiene un devenir-ballena irresistible, pero que precisamente evita la manada o el banco, y pasa directamente por una alianza monstruosa con el Único, con el Leviatán, Moby-Dick. Siempre hay un pacto con un demonio, y el demonio aparece algunas veces como el jefe de la banda, otras como Solitario al lado de la banda, otras como Potencia superior de la banda. El individuo excepcional tiene muchas posiciones posibles, Kafka, otro gran autor de los devenires animales reales, alaba al pueblo de las ratas; pero Josefina, la rata cantante, unas veces tiene una posición privilegiada en la banda, otras una posición fuera de la banda, otras huye y se siente anónima en los enunciados colectivos de la banda. En resumen, todo Animal tiene su Anomal. Queremos decir: todo animal considerado en su manada o su multiplicidad tiene su anomal. Se ha podido señalar que la palabra ”anomal”, adjetivo caído en desuso, tenía un origen muy diferente de ”anormal”; a-normal, adjetivo latino sin sustantivo, califica lo que no tiene regla o contradice la regla, mientras que, ”an-omalía”, sustantivo griego que ha perdido su adjetivo, designa lo desigual, lo rugoso, la asperidad, el máximo de desterritorialización [C.f. GEORGES CANGOUILHEM, Le normal et le pathologique, P. U. F., págs 81 - 82 (trad. cast., ed. Siglo XXI)]. Lo anormal sólo puede definirse en función de caracteres, específicos o genéricos; pero lo anormal es una posición o un conjunto de posiciones con relación a la multiplicidad. Los brujos utilizan, pues, el viejo adjetivo ”anomal” para situar las posiciones de un individuo excepcional en la manada. Para devenir-animal, uno siempre hace alianza con el Anomal, Moby Dick o Josefina.

Diríase que hay claramente una contradicción: entre la manada y el solitario, entre el contagio y la masa y la alianza preferente; entre la multiplicidad pura y el individuo excepcional; entre el conjunto aleatorio y la elección predestinada.. Y la contradicción es real: Achab no elige a Moby Dick, en esa elección que lo desborda y que procede de otra parte, sin romper con la ley de los balleneros que exige que primero se debe perseguir a la manada. Pentesilea rompe la ley de la manada, manada de mujeres, manada de perras, cuando elige a Aquiles como su enemigo favorito. Y sin embargo, gracias a esa elección anomal cada uno entra en su devenir-animal, devenir-perro de Pentesilea, devenir-ballena del capitán Achab. Nosotros, los brujos, sabemos perfectamente que las contradicciones son reales, pero que las contradicciones reales no lo son en serio. Pues la cuestión es la siguiente: ¿Cuál es exactamente la naturaleza del anomal? ¿Qué función tiene con relación a la banda, a la manada? Es evidente que el anomal no es simplemente un individuo excepcional, lo que le reduciría al animal familiar o doméstico, edipizado a la manera del psicoanálisis, la imagen del padre…, etc. Para Achab, Moby Dick no es como el gatito o el perrito que una anciana reconoce como suyo y mima. Para Lawrence, el devenir-tortuga en el que entra no tiene nada que ver con una relación sentimental o doméstica. También Lawrence forma parte de los escritores que admiramos y que nos plantean un problema, puesto que han sabido ligar su escritura a devenires animales reales inauditos. Ahora bien, a Lawrence se le objeta: ‘‘¡Sus tortugas no son reales!’‘. A lo que responde: ”es posible, pero mi devenir lo es, mi devenir es real, incluso y sobre todo si no podéis juzgarlo, puesto que sois unos perritos domésticos…” [D. H. LAWRENCE: Estoy cansado de oír que no existe ese tipo de animales (...). Si soy una jirafa, y los ingleses ordinarios que escriben sobre mí, amables perros bien educados, la cosa está clara, los animales son diferentes. (...) Vosotros no me amáis, vosotros detestáis instintivamente al animal que soy'' (Lettres choises, Plon, t. II, pág. 237)].

El anomal, el elemento preferencial de la manada, no tiene nada que ver con el individuo favorito, doméstico, psicoanalizado. Pero el anomal tampoco es un representante de una especie, aquel que presentaría caracteres específicos y genéricos en su estado más puro, modelo o ejemplar único, perfección típica encarnada, término eminente de una serie, o soporte de una correspondencia absolutamente armoniosa. El anomal no es ni individuo ni especie, sólo contiene afectos, y no implica ni sentimientos familiares o subjetivos, ni caracteres específicos o significativos. Tanto las caricias como las clasificaciones humanas le son extrañas. Lovecraft llama Outsider a esa cosa o entidad, la Cosa, que llega y desborda por el borde, lineal y sin embargo múltiple, ”rebosante, efervescente, tumultuosa, espumeante, que se extiende como una enfermedad infecciosa, a ese horror sin nombre”.

Ni individuo ni especie, ¿qué es el anomal? Es un fenómeno, pero un fenómeno de borde. Nuestra hipótesis es la siguiente: una multiplicidad se define, no por los elementos que la componen en extensión, ni por los caracteres que la componen en comprensión, sino por las líneas y las dimensiones que implica en ”intensión”. Si cambiáis de dimensiones, si añadís o retiráis alguna, cambiáis de multiplicidad. De ahí que exista un borde según cada multiplicidad, que no es en modo alguno un centro, sino la línea envolvente o la extrema dimensión en función de la cual se pueden contar las otras, todas las que constituyen la manada en tal momento (más allá, la multiplicidad cambiaría de naturaleza). Es lo que el capitán Achab le dice a su segundo: no tengo ninguna historia personal con Moby Dick, ninguna venganza que cumplir, ni tampoco ningún mito que desentrañar, pero, ¡tengo un devenir! Moby Dick no es ni un individuo ni un género, es el borde, y, para atacar a toda la manada, para alcanzar a toda la manada y pasar a través de ella, tengo que atacarlo. Los elementos de la manada sólo son ”maniquíes” imaginarios, los caracteres de la manada sólo son entidades simbólicas, lo único que cuenta es el borde -el anomal-. ”Para mí esta ballena blanca es la muralla, muy cerca de mí”, la pared blanca, ”a veces creo que más allá no existe nada, ¡qué más da!”. Si el anomal es, pues, el borde, se puede comprender mejor sus diversas posiciones con relación a la manada o multiplicidad que la bordea, y las diversas posiciones de un Yo fascinado. Incluso se puede hacer una clasificación de las manadas sin caer en las trampas de un evolucionismo que sólo vería en ellas un estado colectivo inferior (en lugar de considerar los agenciamientos particulares que emplean). En cualquier caso, habrá borde de manada, y posición anomal, cada vez que, en un espacio, un animal se encuentre en la línea, o trazando la línea con relación a la cual el resto de los miembros de la manada están en una mitad, izquierda o derecha: posición periférica, que hace que ya no podamos saber si el anomal está todavía en la banda, ya está fuera de ella, o en su cambiante frontera. Pero unas veces cada animal alcanza esa línea u ocupa esa posición dinámica, como en una manada de mosquitos en la que ”cada individuo del grupo se desplaza aleatoriamente hasta que ve a todos sus congéneres en un mismo semiespacio, momento en el que se apresura a modificar su movimiento a fin de entrar en el grupo, quedando la estabilidad asegurada en catástrofe por una barrera” [RENÉ THOM, Stabilité structurelle et morphogenèse, ed. W. A. Benjamin, pág. 319].

Otras veces un animal traza y ocupa el borde, en tanto jefe de manada. Otras todavía el borde es definido o redoblado por un ser de otra naturaleza, que ya no pertenece a la manada, o que nunca ha pertenecido a ella, y que representa una potencia de otro orden, que actúa eventualmente como amenaza, pero también como cabecilla, outsider…, etc. En cualquier caso, no hay banda sin este fenómeno de borde, o anomal. Bien es verdad que las bandas también están minadas por fuerzas muy diferentes que instauran en ellas centros internos de tipo conyugal y familiar, o de tipo estatal, y que las hacen pasar a una forma de sociabilidad totalmente distinta, sustituyendo los afectos de manada por sentimientos de familia o inteligibilidades del Estado. El centro, o los agujeros negros internos, pasan a ocupar el papel principal. Ahí, en esta aventura que también se produce en las bandas humanas cuando reconstituyen un familiarismo de grupo, o incluso un autoritarismo, un fascismo de manada, el evolucionismo puede ver un progreso.

Los brujos siempre han ocupado la posición anomal, en la frontera de los campos o de los bosques. Habitan las lindes. Están en el borde del pueblo, o entre dos pueblos. Lo importante es su afinidad con la alianza, con el pacto, que les da un estatuto opuesto al de la filiación. Con el anomal, la relación es de alianza. El brujo está en una relación de alianza con el demonio como potencia del anomal. Los antiguos teólogos han distinguido perfectamente dos tipos de maldición que se ejercían sobre la sexualidad. El primero concierne a la sexualidad como proceso de filiación bajo el que transmite el pecado original. Pero el segundo la concierne como potencia de alianza, e inspira uniones ilícitas o amores abominables: difiere tanto más del primero cuanto que tiende a impedir la procreación, y que el demonio, al no tener la capacidad de procrear, debe utilizar medios indirectos (así, ser el súcubo hembra de un hombre para devenir el íncubo macho de una mujer a la que transmite el semen del primero). Bien es verdad que la alianza y la filiación entran en relaciones reguladas por las leyes del matrimonio, pero incluso en ese caso la alianza conserva una potencia peligrosa y contagiosa.

Leach ha podido mostrar que, a pesar de todas las excepciones que parecen desmentir esta regla, el brujo pertenece en primer lugar a un grupo que sólo está unido por alianza a aquel sobre el que ejerce su eficacia: así, en un grupo matrilineal, el brujo o la bruja deben buscarse en la rama paterna. Y hay toda una evolución de la brujería según que la relación de alianza tenga un carácter permanente o adquiera un valor político [E. R. LEACH, Crítique de l'anthropologie, P.U.F., págs, 40-50 (trad. cast., edi. Seix Barral)].

No basta con parecerse a un lobo, o vivir como un lobo, para producir hombres-lobos en su propia familia: es necesario que el pacto con el diablo se acompañe de una alianza con otra familia, y la repercusión de esta alianza sobre la primera familia, la reacción de esta alianza sobre la primera familia, produce hombres-lobos como por un efecto de feed-back. Un hermoso cuento de Erckmann-Chatrian, Hugues el lobo, recoge las tradiciones sobre esta compleja situación.

Vemos cómo desaparece cada vez más la contradicción entre los dos temas, ”contagio con el animal como manada”, ”pacto con el anomal como ser excepcional”. Leach puede reunir con todo derecho los dos conceptos de alianza y de contagio, pacto-epidemia; analizando la brujería kachin, escribe: ”La influencia maléfica se transmite presumiblemente por el alimento que la mujer prepara (…) La brujería kachin es contagiosa más bien que hereditaria (…) va asociada a la alianza, no a la descendencia”. La alianza o pacto son la forma de expresión, para una infección o una epidemia que son la forma de contenido. En la brujería, la sangre es de contagio y de alianza. Se dirá que un devenir-animal es un asunto de brujería, 1) porque implica una primera relación de alianza con el demonio; 2) porque ese demonio ejerce la función de borde de una manada animal en la que el hombre entra o deviene, por contagio; 3) porque ese devenir implica una segunda alianza, con otro grupo humano; 4) porque este nuevo borde entre los dos grupos orienta el contagio entre el animal y el hombre en el seno de la manada. Hay toda una política de los devenires-animales, como también hay una política de la brujería; esta política se elabora en agenciamientos que no son ni los de la familia, ni los de la religión, ni los del Estado. Más bien expresarían grupos minoritarios, u oprimidos, o rebeldes, o que siempre están en el borde de las instituciones reconocidas, tanto más secretos cuanto que son extrínsecos, en resumen, anómicos. Si el devenir-animal adopta la forma de la Tentación, de monstruos que el demonio suscita en la imaginación, es porque se acompaña, tanto en sus orígenes como en su empresa, de una ruptura con las instituciones centrales, establecidas o que tratan de establecerse.

Citemos desordenadamente, no como mezclas a realizar, sino más bien como casos diferentes a estudiar: los devenires-animales en la máquina de guerra, hombres-fieras de todo tipo, pero precisamente la máquina de guerra, hombres-fieras de todo tipo, pero precisamente la máquina de guerra procede del afuera, es extrínseca al Estado que trata al guerrero como potencia anomal; los devenires-animales en las sociedades del crimen, hombres-leopardos, hombres-caimanes, cuando el Estado prohíbe las guerras locales y tribales; los devenires-animales en los grupos de motín, cuando la Iglesia y el Estado se encuentran ante movimientos campesinos con componente bruja, y que van a reprimir instaurando todo un sistema de tribunal y de derecho adecuado para denunciar los pactos con el demonio; los devenires-animales en los grupos de ascesis, el anacoreta que se alimenta de hierbas, o animal salvaje, pero la máquina de ascesis está en posición anomal, en línea de fuga, al margen de la Iglesia, y contesta su pretensión de erigirse en institución imperial [Cf. JACQUES LACARRIÉRE, Les hommes ivres de Dieu, Fayard (trad., cast., ed. Ayala, Barcelona)]; los devenires-animales en las sociedades de iniciación sexual del tipo ”desflorador sagrado”, hombres-lobos, hombres-chivos, etc., que invocan una Alianza superior y exterior al orden de las familias, mientras que las familias tendrán que conquistar frente a ellos el derecho a regular sus propias alianzas, de determinarlas según relaciones de descendencia complementaria, y de domesticar esta potencia desencadenada de la alianza [PIERRE GORDON (L'initiation sexualle et l'èvolution religieuse, P.U.F) ha estudiado el papel de los hombres-animales en los ritos de ''desfloración sagrada''. Estos hombres-animales imponen una alianza ritual a los grupos de filiación, ellos mismos pertenecen a congregaciones externas o en el límite, y son maestros del contagio, de la epidemia. Gordon analiza la reacción de los pueblos y de las ciudades cuando luchan contra esos devenires-animales, para conquistar el derecho de realizar sus propias iniciaciones y de regular alianzas a partir de sus filiaciones respectivas (así, la lucha contra el dragón). -El mismo tema aparece, por ejemplo, en ''El hombre-hiena en la tradición sudanesa'' (cf. G. Galame-Griaule y Z. Ligers, en L'Homme, mayo 1961): el hombre-hiena vive en la linde del pueblo, o entre dos pueblos, y vigila las dos direcciones. Un héroe o incluso dos héroes, cada uno de los cuales tiene su prometida en el pueblo del otro, triunfarán sobre el hombre-animal. Es como si hubiera que distinguir dos estados muy diferentes de la alianza: una alianza demoníaca, que se impone desde fuera y que impone su ley a todas las filiaciones (alianza forzosa con el monstruo, con el hombre-animal); luego una alianza consentida, que por el contrario se adapta a la ley de las filiaciones, cuando los hombres de los pueblos han vencido al monstruo y organizan sus propias relaciones. El problema del incesto puede así ser modificado. Pues no basta con decir que la prohibición del incesto proviene de las exigencias positivas de la alianza general. Más bien existe una alianza que es tan ajena a la filiación, tan hostil a la filiación, que ocupa necesariamente la posición del incesto (el hombre-animal siempre está en relación con el incesto). La segunda alianza prohíbe el incesto porque sólo puede subordinarse a los derechos de la filiación estableciéndose precisamente entre filiaciones distintas. El incesto aparece dos veces, como potencia monstruosa de alianza cuando ésta vence a la filiación, pero también como potencia prohibida cuando ésta somete a la alianza y debe distribuirla entre distintas familias].

En este caso, la política de los devenires-animales continúa siendo sin duda extremadamente ambigua, pues incluso las sociedades primitivas no cesarán de apropiarse de esos devenires para cortarlos, y reducirlos a relaciones de correspondencia totémica o simbólica. Los Estados no cesarán de apropiarse de la máquina de guerra, bajo forma de ejércitos nacionales que limitan estrechamente los devenires del guerrero. La iglesia no cesará de quemar a los brujos, o bien de reintegrar a los anacoretas en la imagen dulcificada de una serie de santos que ya sólo tienen con el animal una relación extrañamente familiar, doméstica. Las Familias no cesarán de conjurar el Aliado demoníaco que las corroe, para regular entre ellos las alianzas convenientes. Veremos a los brujos servir a los jefes, ponerse al servicio del despotismo, hacer una contrabrujería de exorcismo, ponerse de parte de la familia y de la descendencia. Esto supondrá la muerte del brujo, pero también la del devenir. Veremos al devenir engendrar exclusivamente un gran perro doméstico, como en la condenación de Miller (”más valía simular, hacer el animal, el perro por ejemplo, atrapar el hueso que me arrojarían de vez en cuando”) o la de Fitzgerald (”trataré de ser un animal lo más correcto posible, y si me arrojáis un hueso con bastante carne encima, quizá seré incluso capaz de lameros la mano”). Invertir la fórmula de Fausto: ¿era, pues, ésa la forma del Estudiante ambulante? ¡Un simple podenco!

.

.

RECUERDOS DE UN BRUJO,  III -  A los devenires-animales no hay que atribuirles una importancia exclusiva. Más bien serían segmentos que ocupan  una región media. Más allá, encontramos devenires-mujeres, devenires-niño (quizá el devenir-mujer posee un poder introductivo particular sobre los demás, y no se trata tanto de que la mujer sea bruja como de la brujería, que pasa por ese devenir-mujer). Más allá todavía, encontramos devenires-elementales, celulares, moleculares, e incluso devenires-imperceptibles. ¿Hacia que nada los arrastra la escoba de las brujas? ¿A dónde arrastra tan silenciosamente Moby Dick a Achab? Lovecraft hace que su héroe atraviese extraños animales, pero que al final penetre en las últimas regiones de un Continuum habitado por ondas innombrables y partículas raras. la ciencia-ficción conoce toda una evolución que la hace pasar de los devenires-animales, vegetales o minerales, a los devenires bacterianos, víricos, moleculares e imperceptibles [Mahtheson y Asimov tienen una especial importancia en esta evolución  (Asimov ha desarrollado mucho el tema de la simbiosis]. El contenido propiamente musical de la música está atravesado por devenires-mujeres, devenires-niño, devenires-animal, pero, bajo todo tipo de influencias que conciernen también a los instrumentos, tienda cada vez más a devenir molecular, en una especie de chapoteo cósmico en lo que lo inaudible se hace oír, lo imperceptible aparece como tal: ya no el pájaro cantor, sino la molécula sonora. Si la experimentación de droga ha marcado a todo el mundo, incluso a los que no se drogan, es porque ha modificado las coordenadas perceptivas del espacio-tiempo, haciéndonos entrar en un universo de micropercepciones en el que los devenires moleculares toman el relevo de los devenires animales. Los libros de Castaneda muestran perfectamente esta evolución, o más bien esta involución, en la que los afectos de un devenir-perro, por ejemplo, son sustituidos por los de un devenir molecular, micropercepciones del agua, del aire, etc. Un hombre avanza vacilando de una puerta a otra, y se esfuma: ”lo más que puedo decir es que somos fluidos, seres luminosos hechos de fibras” [CASTANEDA, Histoires de pouvoir, Gallimard, pág. 153 (trad. cast., ed. F.C.E.)].

Todos los viajes llamados iniciáticos implican esos umbrales y esas puertas en las que el propio devenir deviene, y en los que se cambia de devenir, según las ”horas” del mundo, los círculos de un infierno  o las etapas de un viaje que hacen variar las escalas, las formas y los gritos. De los aullidos animales hasta los vagidos de los elementos y de las partículas.

Las manadas, las multiplicidades no cesan, pues, de transformarse las unas en las otras, de pasar las unas a las otras. Los hombres-lobos, una vez muertos, se transforman en vampiros. No debe extrañarnos, hasta  tal punto el devenir y la multiplicidad son una sola y misma cosa. Una multiplicidad no se define por sus elementos, ni por un centro de unificación o de comprensión. Una multiplicidad se define por el número de sus dimensiones; no se divide, no pierde o gana ninguna dimensión sin cambiar de naturaleza. Y como las variaciones de sus dimensiones son inmanentes a ella, da lo mismo decir que cada multiplicidad ya está compuesta por términos heterogéneos en simbiosis, o que no cesa de transformarse en otras multiplicidades en hilera, según sus umbrales y sus puertas. Así, en el Hombre de los lobos, la manada de lobos devenía también enjambre de abejas, y también campo de anos, y colección de pequeños agujeros y de finas ulceraciones (tema del contagio); pero también todos esos elementos componían ”la” multiplicidad de simbiosis y de devenir. Si hemos imaginado la posición de un Yo fascinado es porque la multiplicidad hacia la que tiende, ruidosamente, es la continuación de otra multiplicidad que actúa sobre él y lo distiende por dentro. Por eso el yo sólo es un umbral, una puerta, un devenir entre dos multiplicidades. Cada multiplicidad se define por un borde que funciona como Anomal; pero hay una hilera de bordes, una línea continua de bordes (fibra) según la cual la multiplicidad cambia. y en cada umbral o puerta, ¿hay un nuevo pacto? Una fibra va de un hombre a un animal, de un hombre o un animal a moléculas, de moléculas a partículas, hasta lo imperceptible. Toda fibra es fibra de Universo. Una fibra en hilera de bordes constituye una línea de fuga o de desterritorialización. Vemos que el Anomal, el Outsider, tiene varias funciones: no sólo bordea cada multiplicidad que determina, con la máxima dimensión provisional, la estabilidad temporal o local; no sólo es la condición  de la alianza necesaria para el devenir; también dirige las transformaciones de devenir o los pasos de multiplicidades siempre más lejos en la línea de fuga. Moby Dick es la Muralla blanca que bordea la manada; también es el Término de la alianza demoníaca; por último, es el terrible Hilo de pesca, libre en su extremidad, la línea que atraviesa la pared y arrastra al capitán, ¿hasta dónde? A la nada…

El error que hay que evitar es creer en una especie de orden lógico en esa hilera, esos pasos o esas transformaciones. Ya es demasiado postular un orden que iría del animal al vegetal, luego a las moléculas, las partículas. Cada multiplicidad es simbiótica, reune en su devenir animales, vegetales, microorganismos, particulas locas, toda una galaxia. Tampoco hay un orden lógico preformado entre estos heterogéneos, entre los lobos, las abejas, los anos y las pequeñas cicatrices del Hombre de los lobos. Por supuesto, la brujería no cesa de codificar ciertas transformaciones en devenires (…) Y entre ambas, umbral y fibra, simbiosis o paso de heterogéneos. Así actuamos nosotros, los brujos, no según un orden lógico, sino según compatibilidades o consistencias alógicas. La razón es muy simple. Nadie, ni siquiera Dios, puede decir de antemano si dos bordes se hilarán o constituirán una fibra, si tal multiplicidad pasará o no a tal otra, o sí tales elementos heterogéneos entrarán ya en simbiosis, constituirán una multiplicidad consistente o de cofuncionamiento, apta para la transformación. Nadie puede decir por dónde pasará la línea de fuga: ¿se dejará hundir para volver a caer en el animal edípico de la familia, un simple Podenco? ¿O bien caerá en el otro peligro, el de transformarse en línea de abolición, de aniquilación, de autodestrucción, Achab, Achab…? Nosotros conocemos muy bien los peligros de la línea de fuga, y sus ambigüedades. Los riesgos siempre están presentes, pero siempre existe también una posibilidad de escapar a ellos: en cada caso se dirá si la línea es consistente, es decir, si los heterogéneos funcionan efectivamente en una multiplicidad de simbiosis, si las multiplicidades se transforman efectivamente en los devenires de paso. Pongamos un ejemplo tan simple como: x vuelve a tocar el piano…. ¿Se trata de una vuelta edípica a la infancia? ¿Se trata de una manera de morir en una especie de abolición sonora? ¿Se trata de un nuevo borde, como una línea activa que va a entrañar otros devenires, devenires completamente distintos que el devenir o redevenir pianista, y que va a inducir una transformación de todos los agenciamientos precedentes en los que x estaba prisionero? ¿Una salida? ¿Un pacto con el diablo? El esquizoanálisis o la pragmática no tienen otro sentido: haced rizoma, pero no sabéis con qué podéis hacerlo, que tallo subterráneo hará efectivamente rizoma, o hará devenir, hará población en vuestro desierto. Experimentad.

.

.

¡Qué fácil es decirlo! Pero no hay orden lógico preformado de los devenires o de las multiplicidades, hay criterios, y lo importante es que estos criterios no son posteriores, se ejercen sobre la marcha, en el momento, bastan para guiarnos entre los peligros. Si las multiplicidades  se definen y transforman por el borde que determina cada vez el número de dimensiones, cabe la posibilidad de distribuirlas en un mismo plano en el que los bordes se siguen trazando una línea quebrada. Un plano de este tipo sólo aparentemente ”reduce” las dimensiones, pues las incluye todas a medida que se incriben en él multiplicidades planas y, sin embargo, de dimensiones crecientes o decrecientes. En términos grandiosos y simplificados trata Lovecraft de enunciar esta última palabra de la brujería: ”Las Olas aumentaron su potencia y descubrieron a Carter la entidad multiforme cuyo fragmento actual sólo era una ínfima parte. Le enseñaron que cada figura en el espacio sólo es el resultado de la intersección, por un plano, de una figura correspondiente y de mayor dimensión, de la misma manera que un cuadrado es la sección de un cubo y un círculo la sección de la esfera. De igual modo, el cubo y la esfera, figuras de tres dimensiones, son la sección de formas correspondientes de cuatro dimensiones que los hombres sólo conocen a través de sus conjeturas o sus sueños. A su vez, estas figuras de cuatro dimensiones son la sección de formas de cinco dimensiones, y así sucesivamente, hasta llegar a las alturas inaccesibles y vertiginosas de la infinidad del arquetipo…”. Lejos de reducir a dos el número de dimensiones de las multiplicidades, el plan de consistencia las engloba a todas, efectúa su intersección para hacer coexistir otras tantas multiplicidades planas de cualesquiera dimensiones. El plan de consistencia es la intersección de todas las formas concretas. También todos los devenires, como dibujos de brujas, se inscriben en este plan de consistencia, la última Puerta, donde encuentran su salida. Ese es el único criterio que les impide hundirse, o caer en la nada. El problema que se plantea es el siguiente: ¿un devenir llega hasta ese punto? ¿Una multiplicidad puede aplanar así todas sus dimensiones conservadas, como una flor que conservara toda su vida hasta en la sequedad? Lawrence, en su devenir-tortuga, pasa del dinamismo animal más obstinado a la pura geometría abstracta de las escamas y de las ”secciones”, sin perder, sin embargo, nada de su dinamismo: lleva el devenir-tortuga hasta el plan de consistencia” [Cf. LAWRENCE, el primer y el segundo poema de Tortoises].

Todo deviene imperceptible, todo es devenir-imperceptible en ese plan de consistencia, pero ahí precisamente es donde se ve, se oye lo imperceptible. Es el Planomeno o la Rizosfera, el Criterium (y muchos nombres más, según el crecimiento de las dimensiones). Según n dimensiones, se le denomina Hperesfera, Mecanosfera. Es la Figura abstracta, o más bien, puesto que no tiene forma, la máquina abstracta, en la que cada agenciamiento concreto es una multiplicidad, un devenir, un segmento, una vibración. Y ella, la sección de todos ellos.

Las olas son las vibraciones, los bordes cambiantes que se inscriben como otras tantas abstracciones en el plan de consistencia. Máquina abstracta de las olas. En Las Olas, Virginia Woolf, que supo convertir toda su vida y su obra en un paso, un devenir, todo tipo de devenires entre edades, sexos, elementos y reinos, mezcla de siete personajes, Bernard, Neville, Louis, Jinny Rhoda, Suzanne y Perceval; pero cada uno de estos personajes, con su nombre, su individualidad, designa una multiplicidad (por ejemplo Bernard y el banco de peces); cada uno está a la vez en esta multiplicidad y en el borde, y pasa a las otras. Perceval es como el último, engloba el mayor número de dimensiones. Pero todavía no constituye el plan de consistencia. Aunque Rhoda cree verlo sobresaliendo en el mar, no se trata de él, ”cuando apoya sobre su rodilla el codo de su brazo es un triángulo, cuando se mantiene de pie es una columna, si se inclina es la curva de una fuente (…), el mar ruge tras él, está más allá de nuestro alcance”. Cada uno avanza como una ola, pero, en el plan de consistencia, es una sola y misma Ola abstracta cuya vibración se propaga según la línea de fuga o de desterritorialización que recorre todo el plan (cada capítulo de la novela de Virginia Woolf va precedido de una meditación sobre un aspecto de las olas, sobre una de sus horas, sobre uno de sus devenires).

MIL MESETAS, G. Deleuze y Félix Guattari, pp. 245 – 247

.

enlazado a:

About these ads
9 comentarios leave one →
  1. julio 24, 2011 5:15 pm

    Arcano Menor (Diez de Oros, Dix de deniers, Ten of Pentacles, Dieci di denari)

    CORRESPONDENCIAS

    Árbol de la Vida: Malkuth (El Reino)
    Nombre cabalístico: Señor de la Opulencia
    Elemento: Tierra

    SIMBOLOGÍA BÁSICA

    - Tierra
    - Plenitud
    - Riqueza
    - Opulencia
    - Seguridad material
    - El poder y el dinero

    SIGNIFICADOS ADIVINATORIOS

    Este arcano habla de quienes sienten que tienen cuanto necesitan y que saben que siempre lo tendrán. Indica inversión rentable, fortuna, herencia, linaje o riqueza familiar. Riqueza, opulencia, prosperidad, éxitos, seguridad material y vida en plenitud. Casa, hogar, albergue.

    EN POSICIÓN INVERTIDA

    indica riesgo de pérdidas importantes o de crisis financiera. Dilapidación del patrimonio o pérdida de una herencia. Pérdidas en el juego. Despilfarro, robo, suplantación y rapiña.

    EL DIEZ DE OROS EN EL TAROT RIDER-WAITE

    Rider concibió este arcano como una escena que tiene lugar en una ciudad medieval. En ella, varios personajes conversan bajo un gran arco sobre el que aparecen un escudo y unas balanzas, símbolos respectivamente de la nobleza y la justicia. Al fondo, el cielo azul simboliza la alegría y la plenitud de la vida.

    LA PAREJA Y LOS OROS

    Representación simbólica de la polaridad, la mujer luce una túnica roja, símbolo de la materia, la del hombre es azul, símbolo de lo celeste. A su alrededor, los oros forman el diseño del Árbol de la vida. Éste es el único arcano en que este símbolo de la ciencia Sagrada, el conocimiento oculto y la magia, aparece claramente representado.

    EL MAGO

    Símbolo de sabiduría, el anciano mago evoca la magia de la vida cotidiana y la obtención de los bienes materiales a través de ella. Su manto está cubierto de signos mágicos y sus cabellos blancos sugieren lo imperecedero.

    LOS PERROS

    Representantes de la fidelidad, son los únicos que parecen reconocer el poder del mago.

    SENTIDO GENERAL

    Este arcano muestra la máxima expresión de la riqueza material, y no sólo en el plano económico, sino también en la satisfacción personal y en la plenitud emocional.

    La verdadera lección de este arcano, sin embargo, implica que no hay que confundir el dinero con la riqueza, ya que esta última no se concibe como algo material, sino como un estado de ánimo que hace que la persona que lo experimenta sienta que posee cuanto precisa para que su vida sea perfecta. Así, este arcano representa la consecución de la meta absoluta en el plano material, lo que implica no sólo tener, sino también saber que toda necesidad del ser humano es automáticamente cubierta por el Cosmos.


    EN EL PLANO PSICOLÓGICO

    Representa al hombre que ha alcanzado la plenitud absoluta en el plano material y que, por tanto, ya está preparado para enfrentarse con la última lección de la materia: usar sin poseer, o dicho de otro modo, asumir el desapego.

    EN EL PLANO MENTAL

    Pone de manifiesto una inteligencia práctica y madura que ha alcanzado cierto grado de sabiduría. Es, en definitiva, el hombre que sabe todo cuanto hay que saber acerca del mundo material.

    EN EL PLANO EMOCIONAL

    Representa a la persona generosa y complaciente que sabe valorar y disfrutar plenamente de sus relaciones afectivas. Es el hombre que sabe compartir, y que no teme expresar sus sentimientos.

    EN EL PLANO MATERIAL

    Representa al individuo que vive la vida física plenamente, disfrutando de cada momento y sin aferrarse excesivamente a sus posesiones materiales. También implica riqueza, grandes posesiones y el poder derivado del dinero.

    PRINCIPALES COMBINACIONES ENTRE LOS ARCANOS

    El diez de Oros junto al Carro indica herencia. Al lado del As de Copas, fiesta familiar. Invertida entre la Luna y el Colgado avisa de la posibilidad de un robo, e invertida y después de La Justicia, en la misma posición, de la pérdida de una herencia.

    *Bibliografía: EL ARTE DEL TAROT (Orbis-Fabri)

    <<El cuerpo humano es el carruaje; el yo, el hombre que lo conduce; el pensamiento son las riendas, y los sentimientos los caballos>>.

    - PLATÓN -, siglo IV

    .

    ¿Esto te hace pensar como a mí lo que me hace pensar a mí? Es para que lo valores… yo partí hacia un camino francés [este fue su primer arcano: hay una tirada en él, una tirada esperándote...], camino a Santiago, con los arcanos mayores de un Tarot y fue así porque tras casi tres décadas de contacto con la baraja (para conseguir mi primer Tarot tuve que robar dinero durante meses, tenía entonces 13 años) quería averiguar en qué podía ayudarme, a qué podía conducirme y jugué un juego vivo a través de esa travesía de 40 jornadas y regresé a mi hogar con tan sólo un arcano en mis manos. El número XVII.

    EL TAROT EN EL CAMINO DE SANTIAGO

    .

    Ese camino, hoy, en el invierno del 2012 he comenzado a transmutarlo, por medio de la alquimia de la voz, del que se está leyendo la propia narración, que fue relatada sí, hasta un punto pero que no se concluyo, ya que el camino es una energía viva y trascendente, que va entregando la energía de sus lecciones, lentamente, con el transcurrir del tiempo… Lo que sigue ya es una copia de una página que aquí hubo desde el principio y que a partir de ahora ya no podrás encontrarte cuando nos visites, a mí y a los caminos y a las voces que perduran aquí… Sin embargo, si tú descubres esta entrada y quieres jugar como ya te he señalado… aunque sutilmente… yo estaré ahí, imagino, mientras no me encuentre en el camino o mientras me encuentre todavía en él…

    .

    .

    .

    EL TAROT (Diccionario de los Símbolos)

    Triunfos fue el nombre que en sus orígenes recibieron los arcanos mayores del Tarot. Algo que los príncipes y señores de las cortes de Lombardía (comenzó ahí) encargaban pintar a los artistas y posiblemente inspirado en un poema del mismo nombre y firmado por Petrarca. El medievo iba a dejar paso al renacimiento y ésta será una de sus manifestaciones.

    .

    EL TAROT DE LA EVOLUCIÓN

    [o la paradoja de un Camino Simbólico]

    pero no debes hacer ningún caso a la publicidad…

    el Sistema la incluye porque se escucha a Dido de fondo y eso lo autoriza…

    .

    Profundizaremos, en los próximos meses, en estas nociones… y procuraremos hacer un recorrido por el libro que es la baraja, incluidas sus cuatro cortes.

    .

    EL LOCO DE LE MAT CHEMIN -primera parte -

    [Tarot del Camino de la Evolución]

    .

    [14. FEBRERO. 2012. Yo el Tarot me lo llevé al Camino, al francés primero, un Rider-Waite y que comienza aquí, con la ETAPA DEL MAGO, y luego al del Norte un Marsella... y jugué con él en vivo y aprendí a través de él quizá pero sobre todo de mí...]

    .

    21. 7. 2011. Si ya conoces los significados tradicionales asociados a los arcanos… quizá te interese avanzar conmigo en esta otra dirección trascendente: Te sugiero que comiences por LA LECTORA – II – Visconti-Sforza. Pero debes saber que, por fin, están siendo introducidos, primero, los arcanos menores de la bajara Rider-Waite

    .

    Esta baraja fue creada hacia 1910 por Arthur Edward Waite, antiguo miembro de la Golden Dawn, en colaboración con el editor londinense Rider; y pictóricamente realizada por una joven artista americana, Pamela Colman-Smith, también antiguo miembro de esta orden.

    .

    El diablo del Tarot Rider Waite.El Mundo del Tarot Rider-Waite.el arcano 17 o la estrella.el  tarot de la Templanza.la emperatriz del tarot rider-waite.

    .

    Tarot16 O LA TORRE HERIDA POR EL RAYO.El jucio o arcano xx.El Ermitaño Rider-Waite.La muerte Rider Waite.colgado..lOS ENAMORADOS.La luna rider Waite.

    El sol waite..El carro Rider Waite.The fool o el Loco Rider Waite.....

    .


    .
    .
    .

    .

    <<LA JUSTICIA SIN LA FUERZA ES IMPOTENTE. Y LA FUERZA SIN LA JUSTICIA ES TIRÁNICA>>

    - BLAISE PASCAL -

    -

    ....

    .

    ARTICULOS

    - EL TAROT: una imagen del camino de la iniciación

    - Los arcanos mayores del Tarot Rider-Waite

    - Documental: la historia del Tarot

    - TAROT DE LOS IMAGINEROS (o los tarots del ‘Misterio de Compostela’ – L. Charpentier-)

    - De la relación entre el Sumo Pontífice y el Emperador: León III y Carlomagno a los Triunfos

    ..

    .

    El Camino del Loco (primavera 2009)

    .

    .

    .

    - AS DE OROS (del Tarot del Camino)

    .

    Significado básico de los arcanos mayores

    .

    .

    ¿Quieres realizar esta tirada? ENTRAR

    .
    .

    actualización (12/ octubre/ o9): Lee atentamente el siguiente enlace:

    BIENVENIDO AL FASCINANTE MUNDO DEL TAROT DE MARSELLA (presentación de LE MAT y su enseñanza)

    Ejecuta las primeras instrucciones que se te facilitan en esa entrada (intenta responder -para ti mismo -en tu interior – a las preguntas esenciales que se te plantean) y regresa si quieres seguir adelante. Y recuerda la frase de Lao-Tsé << Un camino de mil kilómetros comienza por un primer paso>>.

    .

    ......................

    - LOS 22 ARCANOS DEL TAROT DE MARSELLA(Marsella, 1760)

    - Significados básicos de los arcanos mayores – (JAN GARBAREK- we are the stars)

    - LOS ARCANOS MAYORES DEL TAROT DE MARSELLA 1760 (Nicolas Conver)

    2009 Noviembre 24

    - 4444 – BIENVENIDO AL MÉTODO DE LA CRUZ SIMPLE DESDE ESPAÑA

    2009 Noviembre 22

    - EL REGISTRO DE LOS COLORES EN EL TAROT DE MARSELLA (códigos)

    2009 Noviembre 25

    - DEL SIGNIFICADO SIMBÓLICO Y DE LOS NIVELES DE LOS 7 TERNARIOS DEL TAROT

    2009 Noviembre 26

    - DEL SIGNIFICADO SIMBÓLICO Y DE LOS NIVELES DE LOS 3 SEPTENARIOS DEL TAROT

    2009 Noviembre 26

    .

    .

    - EL TAROT COMO CAMINO INICIÁTICO: vías activa/solar y pasiva/mística

    2009 Noviembre 28
    .

    .

    .

    Significado de los arcanos menores de bastos o elemento creativo del espíritu (introducción)

    -

    .
    .

    .

    • julio 24, 2011 5:21 pm

      Te encuentras en los comentarios de esta entrada y para visualizar el arcano debes situarte en su inicio… accedes de ese modo a un ”juego vivo” con los mismos, que se desarrolla en una ciudad del Norte de España… y que se inicia en el mes de Julio del año 2011.

  2. julio 25, 2011 4:41 pm

    En esta entrada, al parecer, si ha habido ‘brujería” y algo ”anomal”, ya que a pesar de que yo no he linkeado algunas palabras, éstas, y por vez primera, se han linkeado solas a Wikipedia. Y si trato de eliminar esos enlaces… cuando yo entro en edición… ahí no consta nada. En fin… buena magia.

  3. julio 30, 2011 3:05 pm

    Muy buenas interpretaciones, coincido plenamente y en algún momento que se me permita podría sumar algunos significados mas.

    Gracias por permitir acceder a informacion de excelencia.

    Abarazo cordial desde argentina

    Laura Lezcano

  4. julio 30, 2011 8:22 pm

    Sobre el 10 de Pentaculos

    Algo de mi experiencia personal

    En el Tarot los números 10 reducidos a 1 siempre indican final de un ciclo y el inicio de uno nuevo.. En la baraja de tarot Rider Waite se puede observar el momento en donde se expresa la total plenitud de aquello por lo que hemos luchado, esa armonía familiar tan deseada y la seguridad de que existe un próximo comienzo cargado de aprendizaje y Sabiduria.

    • julio 30, 2011 8:26 pm

      Muchas gracias por tu participación Lau. Yo sólo voy a añadir que las láminas del Tarot son apariencias del arte, lo mismo que nosotros somos apariencias del fenómeno existir. Salud.

Trackbacks

  1. EL TAROT DE LA VIDA DEL ESPÍRITU (HANNAH ARENDT) – La Maestra, sus conocimientos y ‘Mil Mesetas’ del Maestro o ”maestros” « La ananda de Ariadna

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: