Saltar al contenido

4087 – EL MONASTERIO BENEDICTINO DE SAN JULIÁN Y SANTA BASILISA DE SAMOS

septiembre 3, 2009

.
Vista aérea del Monasterio de Samos

.
Pocas cosas pueden resultar tan impactantes del Camino como descubrir desde las alturas, y vislumbrándolo primero entre la profusa vegetación, el monasterio de Samos. Los que eligieron el Camino de San Xil, me refiero a los canarios, a mi entender se equivocaron. Luego supe que terminaron en Calvor, creyendo que aquello era ”algo” y tuvieron que recurrir al taxi si es que querían cenar… ¡Que me disculpen los entendidos por expresarme así: hablo desde mi ignorancia! Más jacobea se dice que es esa última ruta, pero yo creo que la historia se inclina ante este cenobio. Mutilado por el fuego quizá sus arcaicos cimientos detenten  o exuden alma de ave fénix: ardió en 1558 y fue reconstruido, conservándose pocos restos anteriores a esa fecha, y de nuevo en 1951.  No, por tanto, desde el siglo VI, cuando eclosionan sus principios pero  esconde en su interior una fuente con nereidas, aunque yo sólo pude ver de lejos a Feijoo, el erudito, el que creía posible (y por qué no)  la existencia de un pez medio hombre, o al revés... que curiosamente está enterrado en Santa María la Real, en Oviedo, en la calle de San Vicente, frente a una plaza que lleva su nombre. Más conexiones entre este monasterio y la ciudad que fue fundada por el monarca casto. Casto a pesar de que algunos autores le atribuyen un matrimonio con una hija de Carlomagno.

.

maria-asomandose-a-samos

© Francisco

.

Les escribí hace unos días, a los benedictinos.  Tienen una página web espectacular.  No para agradecerles la estancia de esa tarde-noche en el albergue de peregrinos o en el oficio de vísperas (creo que esa era la hora de vida monacal… adaptada a nuestro tiempo) Quería saber si podían confirmarme la presencia de Alfonso II el Casto en la propiedad. Porque con respecto al rey asturiano todo es muy confuso.

Unos afirman que estuvo en Samos, junto con su madre, la alavesa Munia, que antes de serlo fue cautiva de Fruela I, el padre y, parece ser, benefactor de este monasterio antes de convertirse en asesino (dio muerte a su propio hermano lo que le acarreó la venganza de la nobleza); yo quería saber si existía una fórmula para conocer los cuándos y los cómos con exactitud. En alguna parte he leído que cuando Alfonso se recluye en Samos ya es después de que sea depuesto como rey, lo será dos veces: monarca. La segunda con éxito hasta el final de sus días. Y también que Alfonso era priscilianista, precisamente por haber sido educado por estos lares… y ya se sabe lo que se dice de los huesos del decapitado que reposan en Compostela… Quería saber pero los monjes no me contestaron. De todas formas mi pasión por seguir el itinerario histórico, la primera peregrinación ”documentada”, la que realiza Alfonso se enfrió. Igual que terminó por enfriarse aquella misma tarde mi pasión por Navarra.

Hice el camino asturiano por carretera, un sábado. Hasta Lugo, y qué aburrido fue ir entrando en Galicia: quiero decir que entonces dejas de bajar y subir, bajar y subir, bajar y subir y subir y subir. Pero ya no me podía esperar más. Y me sentí bastante defraudada. Quizá porque en Grandas de Salime unas peregrinas me aseguraron que había demasiado asfalto, y que  lo que era verdaderamente salvaje y digno de admiración eran los trancos aragoneses, el camino que yo debía haber conocido este mismo año. Con qué cara de placer expresaban estas tres peregrinas sus maravillas… Quizá porque subí al Palo y la vista era delirante de preciosa que era, pero en mi niñez el Palo fue uno de mis monstruos y allí mismo lo vencí. Sé que algún día andaré el Primitivo, llamado así por algunos, pero no por Louis Charpentier, en su Misterio de Compostela, que adjudica este atributo al itinerario que desciende desde el Somport, el puerto áspero, y luego se encamina hacia el Oeste siguiendo el curso del río Aragón; lo mismo que las peregrinas que en el embalse llamaron un taxi porque a Grandas de Salime todavía faltaba y todo era carretera. Entonces, sí es la misma por la que yo circulaba…  faltaba y me pareció peligrosa.

.

.

Añado una curiosidad más, sobre la advocación de este monasterio, al matrimonio de mártires casto, si la memoria no me traiciona… cuando visité la iglesia erigida (mandada hacer) por Alfonso II el Casto a las afueras de Oviedo, Santullano o San Julián de los Prados… existe esa coincidencia. A lo que diré que las pinturas que pude admirar en Samos, sus murales, me agradaron pero… nada que ver con las pinturas originales que se conservan en el San Julián ovetense. Esta última con una energía telúrica nada despreciable. Eso para los buscadores de los ‘masesallases’ más paganos que católicos y apostólicos.

*(borrada la diserción sobre la Gloria)

.

.

<<… en lo hondo de un valle encajado entre montañas, se encuentra el gran monasterio de los Santos Julián y Basilisa de Samos, uno de los cenobios más antiguos de España, fundado en el s. VI por san Martín de Braga, el responsable de la conversión al catolicismo del pueblo suevo. La no muy usual advocación a los esposos Julián y Basilisa, mártires de la ciudad egipcia de Antinoe en época de Diocleciano, es otra seña de antigüedad, ya que la popularidad de sus actas martiriales, un auténtico poema a la virginidad, aun dentro del matrimonio, está en relación con el intenso movimiento monacal vivido en España en época visigótica. Quizá la elección de los esposos castos como advocación, aparte de por el hecho de contar con reliquias suyas, se deba a que la fundación original era un monasterio dúplice, es decir mixto, aunque esto sólo es una presunción. Quizá el culto quedó interrumpido durante algunos años, pues una inscripción del s. VII informa que el obispo de Lugo Ermefredo restauró allí la observación monástica.

En cuanto a las relaciones de Samos con la peregrinación, debieron ser intensas dada la situación del monasterio cerca del Camino y la tradicional hospitalidad benedictina, aunque no hay muchos documentos que avalen esas presunciones. Sí se conocen noticias de la hospitalidad practicada allí en fechas posteriores (s. XVI – XVIII).

Dentro del impresionante conjunto monasterial, que ocupa más de una hectárea, perduran pocos restos medievales, aunque estos sean preciosos, como la capilla mozárabe del Salvador o del Ciprés (ss. IX – X). La mayor parte de lo conservado en Samos es de época renacentista, barroca o neoclásica. Así la iglesia, en cuya monumental fachada se pueden ver las imágenes de los dos santos titulares junto con la de San Benito. El templo de planta rectangular y notables dimensiones, es de época neoclásica. Dentro del conjunto, destaca el claustro de las Nereidas (s. XVI), desde el que se accede tanto al refectorio como a la biblioteca del monasterio. Más moderno, y de mayores dimensiones es el claustro  de Feijoo y Montenegro (1676 – 1674), una de las cabezas más lúcidas en los calamitosos tiempos de la España de fines del s. XVII y principios del XVIII. Los ilustrados escritos de Fray Benito, quien profesó en Samos (1688) y mantuvo con el monasterio siempre una gran vinculación, aún llaman la atención por su ilustrado y desprejuiciado criticismo a la hora de analizar las causas de la difícil situación de la España de su tiempo y las posibles soluciones>>.

-  JOSÉ MARÍA ANGUITA Y JAÉN -

.

.

About these ads
15 comentarios leave one →
  1. La hospitalaria Enlace permanente*
    septiembre 3, 2009 4:00 pm

    DEL DIARIO DE JUAN MIGUEL GRAU

    El Monasterio Benedictino de la Abadía de Samos fue construido en el siglo VI. Actualmente es un centro de espiritualidad. El Monasterio sufrió varios incendios y saqueos a lo largo de su historia. De este monasterio han salido siete obispos, entre los que destaca el ilustrado Fray Benito Jerónimo Feijoo. A principios del siglo XIX se constituye como sede de la orden de los Benedictinos. La fachada de la iglesia data del siglo XVIII y está sin finalizar. En el Monasterio de Samos destaca el Claustro de Feijoo de estilo clasicista, así como una estatua de este personaje ilustrado. El monasterio alberga en su interior una puerta de una vieja iglesia románica que fue destruida en el siglo XVII.

    Estatua de Fray Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro.

    La Misteriosa Fuente de las Nereidas.

    Leyenda:

    Transcurren los hechos en la localidad de Samos, donde en el claustro del monasterio se puede encontrar una fuente formada por cuatro extrañas figuras femeninas con cuerpos de serpiente y cabeza y pechos de mujer. Así, parece ser que en una ocasión, la autoridad eclesiástica, considerando que aquellas figuras no debían estar en un lugar tan visible del monasterio, ordenó trasladarla a otro lugar. Ya desmontada, al disponerse a transportar las piezas, éstas de repente aumentaron de peso de tal manera que no hubo forma de moverlas de allí. Ante semejante situación, no quedó mas remedio que volver a reconstruir la fuente en el mismo sitio que estaba, para lo cual milagrosamente recuperaron su peso normal, dejando claro que la fuente no tenía intención de moverse del monasterio.

    Me acompañan Mercedes, Sor Angeles, Prior José Luis, Enrigue y Judy. Coincidencia que la última vez que me encontré con Enrique el canario (Caballero Español), fue en un convento y esta vez en un monasterio.

    Concluyó una fuerte y larga etapa del Camino, pero también una de las más bellas de mi peregrinación, la cual nunca olvidaré. La llegada a Galicia me llenó de felicidad, pues ya me faltan pocos días por llegar a la tumba del Apóstol.

    http://www.juanmiguelgrau.com/camino_de_santiago

  2. La hospitalaria Enlace permanente*
    septiembre 3, 2009 5:26 pm

    DEL DIARIO DE JUAN JOSÉ ALONSO ESCALONA

    Crucé un afluente del Ouribio y en compañía de este singular río caminé por la carretera LU-634 . Hacer el camino por carretera nunca es agradable, pero, al tratarse de una local, el tráfico es menos intenso.
    Discurre por medio del desfiladero de Pena Partida, cuyo paisaje es de lo más hermoso. Continúa entre montañas y curvas hasta volver a pasar el río. A mi derecha e izquierda fui dejando poblaciones como San Cristobo do Real, Renche, San Martiño do Real, donde hice una breve parada para apagar mi sed.
    Esta ruta pasa rozando la Casa Grande de Lusio. Llama poderosamente la atención, ya que se asemeja a castillo-fortaleza-pazo y palacio. Su construcción es muy sólida y de muy bella factura, toda en piedra de sillería y tejados de pizarra.
    En el cruce con la carretera, que conduce al parque natural de Lóuzara me detuve para ver el cartel turístico del Camino, realizado en azulejos. La carretera iniciaba el descenso a Samos, pero yo preferí bajar por el camino de Lóuzara, que me pareció más rústico y solitario.
    Desde la altura se divisa la vieja urbe de Samos y la Abadía Benedictina. Esta panorámica bien merece una foto.
    Entré a Samos por el puente de los peregrinos sobre el río Ouribio, mi fiel compañero de esta etapa. Gozoso y con una energía que a mí mismo me extrañó, recorrí la calle principal hasta el Monasterio.
    Había una boda y un benedictino, que estaba en la puerta, no me permitió entrar. Ante mi insistencia y aclarándole que lo que yo quería era unirme a la celebración eucarística ni me lo permitió ni me lo impidió.
    Por supuesto que entré. Lo único que resultaba chocante era ver mi vestimenta, llena de polvo y sudor, con la etiqueta de los invitados a la boda.
    Ocupé un sitio en un banco lateral y Dios me premió, una vez más, con su Banquete divino. Me venía a la mente la parábola del invitado, que entró al banquete sin el vestido adecuado; pero sentí, como si una mano acariciase mi torso sudado, y en mi rostro el cálido aliento de Jesús que, sentado junto a mí, sonreía.
    Finalizada la Misa, todavía me entretuve admirando la imaginería, retablo y arquitectura de la Iglesia. Como hay mucho escrito sobre este Monasterio, sus claustros, sacristía e incendios y reconstrucciones, prefiero dejar mi llegada a Samos con la celebración de la Misa y continuar con la vivencia de mi estancia en este lugar de belleza, paz y reposo.
    Salí de la Iglesia con una alegría especial y, pasando por medio de los invitados a la boda, que ocupaban toda la calle, me acerqué al Albergue.
    Éste forma parte del Monasterio. Parece que se ha habilitado en las caballerizas del mismo.

    http://elespiritudelchemin.wordpress.com/2009/08/07/vigesimo-quinta-jornada-o-cebreiro-triacastela-samos/

  3. La hospitalaria Enlace permanente*
    septiembre 3, 2009 5:28 pm

    “O el Monasterio de Samos que desde su fundación en el siglo VI, hasta el siglo X, tuvo abad y abadesa al mismo tiempo. Los primero fueron el abad Argerico y su hermana la abadesa Sarra”.

    http://elespiritudelchemin.wordpress.com/2009/08/07/vigesimo-quinta-jornada-o-cebreiro-triacastela-samos/

  4. septiembre 4, 2009 8:37 pm

    Hola, María. Por si no lo sabes, aquí te dejo la procedencia etimológica de Samos.
    *Samos: proviene, según el P. Sarmiento, del vocablo suevo “SAMANOS” que significa “comunidad de monjes”. Esta denominación, a partir del siglo XIII,
    evoluciona pasando por las contracciones “SAMAOS O SAMOOS” hasta la
    actual “Samos”.
    Supongo que visitarías la capilla del ciprés, donde habitaron los primeros monjes que llegaron a Samos.
    Un beso.

    ____________________
    _____________________


    Que genial, Fernando María. No lo sabía y no lo olvidaré.
    Ahora te cuento: llegamos muy tarde, fuimos a comer, la sobremesa se prolongó. Nos duchamos después de eso. Y salí al exterior y en menos de diez minutos seguimos a los monjes hasta un lugar por el interior del monasterio, fue precioso porque celebraron una ceremonia íntima de cantos, y después nos llevaron por la iglesia y la liturgia se alargó por más de una hora. Había un monje que cantaba que aquello era un gozo. Pero a la salida llovía horrores y era la hora de la cena. Y no pude visitar nada pero como me sucedió casi todo el Camino. Ya desde el principio sentí que iba a ser una peregrinación entre peregrinos, de experiencia emocional y no cultural, y que lo de las visitas, el intelecto y el turismo… sería en un próximo viaje a través del Camino. Y pensar eso me animaba mucho y me hacía sentir menos culpable por no tener tiempo para todo. Como ves, ahora trato de estudiar todo lo que puedo para llevar esa guía en la cabeza. Y cualquier ayuda como la tuya de hoy es, por ello, muy bien recibida. Un abrazo.

  5. septiembre 5, 2009 7:56 am

    De nuevo por aquí, por esta parada en el camino, en Samos. Hablas de los cantos de los monjes, y escucharlos es una divinidad. Con mucha frecuencia acudo a Samos en moto, una ruta preciosa desde Lugo. Y cada vez que acudo me quedo a escuchar el canto gregoriano que tienen a diario en la basílica, canto acompañado de música de órgano, una delicia. Precisamente el órgano, se decía, era uno de los mejores de Europa. Ya ves que soy un enamorado de Samos; allí se respira paz y se disfruta del arte, buena convinación.
    Un beso.

    _____________________________________
    _______________________________________

    ¡Qué suerte la tuya! Vivir tan cerca… yo iría muchas veces. Te cuento, por si tienes oportunidad: además de la misa de Samos ( no soy católica pero es igual) hubo otros dos momentos de rituales católicos en el Camino en los que el alma estuvo con todo: el primero de las carvajalas, en León, su celebración. Bellísima y emocionante. Puedes cantarla con ellas. Y luego en Rabanal del Camino (el inicio del Bierzo), los gaucelmos. La iglesia es una pena que no reciba algún dinero para ser restaurada pero es tan preciosa tan desvencijada como está y la ceremonia tan íntima… y luego, que yo recuerde Roncesvalles, la misa de la colegiata. Pero nada es como Samos y lo que te cuento, de lo que yo he tenido la oportunidad de conocer.

    Voy a aprovecharme de ti, si me dejas. Traje fotos de Lugo que no sé como nombrar. Cuando tenga la galería lista te aviso por si te apetece echarle un vistazo y ayudarme. Para mí nombrar, editar las entradas, a medias con un lucense… sería de fábula. Tú veras. No te sientas comprometido que yo suelo comprenderlo todo y no me gusta molestar. Un abrazo .~)

    María

    • septiembre 5, 2009 11:56 pm

      Primero aclarar la falta de ortografía que cometí en mi comentario y que acabo de ver. Puse “convinación” en lugar de “combinación”, es que las prisas nunca son buenas.
      Y ahora sí, a lo que voy. Cuenta conmigo en lo que te pueda ayudar. Eso no es molestia. Tú envíame lo que quieras.
      En cuanto a disfrutar del camino de Santiago, siempre digo que se puede “saborear” desde creencias distintas o incluso no creencias. Para mi lo principal es el espíritu de la persona. Tuviste una experiencia muy enriquecedora.
      Un beso, María.

      ______________________________
      ______________________________


      No te preocupes. Si alguna vez vuelves a escribir convinación yo te lo corrijo :))
      Un beso, amigo Fernadomaría (hoy me he recién levantado con resaca ;))

Trackbacks

  1. Vigésimo quinta jornada: O CEBREIRO – TRIACASTELA – SAMOS « El Espíritu del Chemin
  2. – ii – de la condición peregrina del peregrino de Astorga (claustro de Samos) « El Espíritu del Chemin
  3. El Camino del Loco (primavera del año 2009) « Los cuadernos de Yladah o el Zodiaco
  4. El viaje de María por la vía peregrina « LE MAT CHEMIN
  5. El viaje de María por la vía peregrina « LE MAT CHEMIN
  6. María Camino » Blog Archive » Por la ruta milenaria
  7. De las primeras impresiones de una peregrina en el Irurok en Ziortza « La senda de la cornisa
  8. De las primeras impresiones de una peregrina en el Irurok en Ziortza | La lectora y la Magia
  9. EL CAMINO FRANCÉS (diario con ocas) « La ananda de Ariadna

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: